LILIA - Dra. Lilia Ferreiro de Orduna

Escrito por Newsletter el . Publicado en Comunidad Villa Juncal

LILIA

Como plasmada en este bello óleo, la trayectoria de vida de Lilia combina su tierna y dulce maternidad con su profundo y determinante desempeño tanto profesional como académico, desenvolviéndose entre la docencia universitaria y secundaria y la investigación superior. Sus pasos se entrelazan como esposa compañera de otro de los más grandes profesionales e investigadores de las Letras de Argentina. Sus nombres están fijados en nuestra Academia Argentina de Letras, en la Universidad de Buenos Aires, en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnica, y hasta en la Real Academia Española de la Lengua, de Madrid. Y, por sobre todo, en sus discípulos que con tanta generosidad formaron, y su amada familia.

En un diálogo afectuoso, cálido, ameno, rico en experiencias y opiniones profesionales y de vida, se fue bordando este tapiz tramado por las voces de una madre y su hijo, quien acompañó, anticipó y confirmó los recuerdos que iban visualizándose en palabras.

Me llamo Lilia” – Martín, su hijo, agrega: “Lilia Elda, pero mucho no le gustaba”  - “Soy de Buenos Aires y estudié en la Facultad de Filosofía y Letras. Me gustó siempre leer, y me pareció lo más apropiado. También escribí los trabajos necesarios”

Dentro de la especialización, siguió la línea de la Literatura Medieval, ampliando luego en Literatura Española del Siglo de Oro: “Desde esta perspectiva, se seguían todos los cambios de la Literatura hasta nuestros días.” ¿Qué personalidades marcaron el camino de su carrera? Martín le recuerda sus encuentros con Don Ramón Menéndez Pidal. Lilia comenta que “fui un par de veces a visitarlo por razones su investigación. Aprendí muchísimo, aunque no quieran enseñar, ante el simple hecho de estar hablando, enseñaba.”

Fruto de las exhaustivas investigaciones, sus  numerosas publicaciones especializadas en diversos temas literarios resultan un referente obligado[1]. Destacamos especialmente su tesis doctoral que versó sobre los Libros de Caballería, específicamente sobre el Belianís de Grecia (obra de 1545/47)[2]. Comentamos la vigencia de estos textos y más en este año de conmemoración de los 400 años de la publicación de la Segunda Parte del Quijote. Durante los distintos homenajes y encuentros académicos se ha reorientado la mirada actualizada de los libros de caballería que fueron fuente del Quijote lector y de Cervantes escritor. Lilia comenta “la dificultad de su lectura, de difundir el gusto por su lectura, dada las dificultades que se surgen de ella”.

Otro eje del Arte enriquece la vida de Lilia. Hemos percibido el grado de significancia en su vida al comienzo mismo de esta entrevista: al preguntarle acerca de sus vivencias y recuerdos fundamentales para construir esta suerte de micro-biografía, lo primero que ha venido a su mente, a su corazón y palabra ha sido “LA MÚSICA. Estudié violín cuando no era tan chica, tendría 12 años. Vos, Martín, cuando empezaste tendrías 8 o 9” Más tarde agrega: “He ido a todos los conciertos que he podido (…) A veces se superponían sus abonos musicales.” Comentamos con entusiasmo que ahora podrá gozar la música clásica en vivo en Villa Juncal, con la incorporación una programación de Conciertos los últimos miércoles de cada mes.

“Me casé, tuve un hijo maravilloso. Vale por todos los buenos. Siempre viví en Buenos Aires.” En cuanto a la pregunta obligada de cómo logró combinar su vida profesional con la familiar, señala a Martín: “Eso lo puede decir mi hijo, si se sintió muy abandonado.” Él comparte emocionado: “Siempre recuerdo que mamá siempre jugaba conmigo, me hacían juegos. Lo curioso es que papá era de Letras también, pero ellos siempre me hacían ciudades. Y mi papá siempre me hacía y aeropuertos con maderitas. ¿Te acordás? Entonces con  ella  juagábamos con el avión que iba y venía. Y papá siempre me llevaba a ver los trenes. Cuando ella daba clases en el Mariano Acosta, me llevaba a Once a ver los trenes, y a veces también a la zona de Retiro, que quedaba más cerca de casa. Y así salí yo especialista en Transportes. Ellos me metieron esto.”

Seguidamente, abordamos los trayectos de sus viajes: “Viajábamos por algún Congreso”. Martín recuerda la primera travesía compartida entre sus padres “…fue al Congreso de Asociación Internacional de Hispanistas, en el viaje de Bodas, en el ´65. Después, fueron a Salamanca. En éste ya estaba yo, tenía 4 años.” Lilia acota que representaba 6 años. “En el ´75” - comenta Martín – “papá ganó la Beca Humboldt, y vivimos en Berlín desde abril a noviembre.”  Esto posibilitó que Martín aprendiera la lengua alemana, y Lilia incursionara por sus primeros niveles. Martín agrega: “Mamá habla francés. Otro Congreso familiar de la DIH, en Berlín en el ´86. Luego, a papá lo nombraron miembro de la Real Academia Española, en el año ´92.”

Retomamos el hilo de su labor docente, Martín especifica que “daba Literatura Española Siglo de Oro.” Inés le recuerda a la Dra. Celina de Cortazar, a lo que Lilia confirma: “Sí, fue profesora mía”. Y comentamos la trascendencia de la labor de esta docente investigadora, cuestión que da pie a Martín y prosigue con la  trayectoria profesional de su madre como investigadora del CONICET, hasta hace pocos años.  Y Lilia describe los cambios sufridos en las programaciones curriculares universitarias, la reestructuración de materiales anuales en cuatrimestrales. Tema controversial, si lo hay.

En cuanto a sus discípulos formados a lo largo de su carrera: recuerdan ambos a tres docentes investigadoras del CONICET, que compartieron actividades y siguieron sus pasos como investigadoras en estas ramas de las Letras.

Ejerció la Dirección del SECRIT (Seminario de Edición y Crítica Textual “Germán Orduna” (parte del CONICET), institución creada en 1978 por investigadores medievalistas[3]. Luego, el Centro Argentino de Estudios Históricos "Don Claudio Sánchez Albornoz" desde el 2000 hasta estos años[4], y específicamente estuvo al frente del CADEHISA[5]. Martín recordó los nombres de los discípulos de su padre, que luego continuaron su labor. Y los tres homenajeamos con un recuerdo afectuoso a la Dra. Lía Uriarte, Profesora Titular de Literatura Medieval Española de U.C.A, por décadas. Conversamos sobre su trayectoria y personalidad, y Lilia resaltó su calidad de ser humano, era “persona amorosa”.

En esta suerte de Rayuela, dimos otro salto al pasado y Martín agrega: “Alumna del Normal Nº.1  En la UBA conoció a su marido, pero no fue su profesor” a lo que Lilia agrega la salvedad tajante - “No, no me habría casado con un profesor”.

Y siguió la pregunta disparadora: qué otros aspectos de su vida querría recordar como determinantes y marcadores de  emociones, vivencias fuera de lo profesional. Con contundencia responde Lilia: “MI HIJO”. Recordó el fallecimiento de sus padres cuando ella era muy pequeña. “Mi padre era Biólogo y hacía trabajos de investigación, también. Falleció cuando era pequeña”, Martín acota: “Cuando vos tenías 13”. Fue hija única, al igual que Martín. Y comentamos con sonrisa cálida, jugando con la frase académica: “Dedicación Exclusiva”. Lilia prosigue con gran afecto y tono sanador la nueva estructura familiar a través de sus tres nietos: “Flor (12), Trini (10) y Agus (4). (María Flor, María Trinidad  y Agustín), que te quieren mucho”,  susurra Martín, a lo que Lilia acota: “para mí son cinco”, y aclara Martín que su mujer tiene otros dos hijos, cuestión de números que confirma y permite reconocer una vez más la capacidad de amor e integración familiar de Lilia.

Entre las personas que marcaron su vida, destaca la gran influencia la Profesora Adolfina Risolía, perteneciente al Ciclo Secundario de su instrucción, a quien eligió como su orientadora y guía de su futura elección y formación profesional. Recuerda y comenta: “Era muy buena persona, muy sensible, muy inteligente, y sabía muy bien enseñar, lo cual no es fácil.” En boca de Lilia replican frases habituales de crítica peyorativa hacia los “docentes grandes” de parte de los jóvenes: “Esa cosa ya la saben, esa otra, nos les importa, esta, qué se yo qué. No están fácil, como enseñar los que quieren realmente, o  los que tienen diecisiete años”. Acotamos: “Transmitir con pasión”, y Lilia agrega: “Sí, Adolfina era así. Excelente, (…), una maravilla de persona. Ella, realmente, ha sido mi mejor profesora. Si de alguna me olvido, que me perdone. Ella reunía varios méritos, era excelente profesora y excelente persona. Estaba a disposición de uno en cualquier momento. Traía varios temas a las clases, se quedaba fuera de hora. (…)Siendo muy distintas personas, en la clase éramos realmente una, por la manera de sentir el texto, que no es fácil.”

Comentamos la importancia de los docentes en nuestros primeros años de formación, quienes influyen y hasta determinan vocaciones.  Coincidimos en que, muchas veces, el  gusto por una materia está en la pasión que transmite el docente a cargo. Es la gran misión que tiene todo educador: provocar el giro, el clic necesario para modificar la mirada del alumno frente a ese conocimiento y lograr que supere sus dificultades y resistencias. Transmitir la pasión. Y coincidimos en que la dispersión de los jóvenes obedece a la falta de motivación real. Recordamos a grandes docentes que los tres habíamos conocido.

Con estas reflexiones,  cerramos la charla e invitamos a Lilia participar en el grupo de los viernes, donde, entre otras actividades, se leen y comentan textos relacionados con eventos, fechas conmemorativas,  y propusimos incorporar los textos por ella investigados.

Le pedimos a Martín la última nota de color a esta pequeña gran vivencia compartida de lazo vivo madre-hijo, que ha trazado con multicolores hebras el tapiz de vida de Lilia. Martín, emocionado y con sonrisa de gratitud afirma: “Tuve dos padres excelentes.”  Y recuerda un ejemplo que lo marcó como testimonio de su compromiso materno incondicional: “yo  no me sentía bien, y ella tenía no sé qué entrega, y le pedí: mamá, por favor, quedáte, a lo que Lilia contestó: sí, sí, me quedo, me quedo. Siempre primero estaba yo”. Intercala Lilia la última lazada que resalta una vez más la intensidad tonal de su profesión: “Cuando estaba en el profesorado, les decía a los alumnos: por favor, hagan lo que quieran, si quieren consultarse, si quieren darse vuelta, pero no me mientan.  Es lo único que les pido en primerísimo lugar, porque el que miente ya se está exponiendo, dando a conocer. Es muy difícil mantener la mentira.”  Martín anuda el final: la complejidad del tema hoy día, a partir del uso informático. “La copia más burda. No citan, y te entregan una monografía de cuarenta páginas todas copiadas.”  Así, agradeciendo a Lilia su magnífico aporte a nuestra sociedad como persona y profesional y a Martín por su cálido apoyo y entusiasmo por bordar esta historia de la que es parte.

 


[1] Para aquellos interesados en el tema, ya sean estudiosos, curiosos, o familiares que deseen una recopilación de sus publicaciones fundamentales, agregamos a modo de apéndice su bibliografía especializada y la fuente para su consulta.

[2] Puede consultarse en internet extractada a modo de Prólogo en la edición de venta de la obra: Belianís de Grecia, Lilia E. F. de OrduñaEdition Reichenberger, en: https://books.google.es/books/about/Belian%C3%ADs_de_Grecia.html?id=enLKHwKwCBkC&hl=es

[4] Pueden ampliarse datos en la página institucional: http://www.fundacionsanchezalbornoz.org/el-historiador/biografia/

[5]El CONICET se incorpora para compartir el mismo espacio investigativo, y en 1996, bajo la dirección de Germán Orduna (fundador y director del SECRIT), y con el apoyo de la Embajada de España en Buenos Aires, comienzan las tareas de fichaje y catalogación de la Biblioteca Sánchez Albornoz (compuesta por 6176 títulos), con el objeto de conservar y ordenar dicho acervo bibliográfico a fin de ponerlo al servicio de los investigadores y estudiosos que lo requirieran. Al día de hoy, y luego presidido por la Dra. Lilia Ferrario de Orduna, el CADEHISA recibe con frecuencia las consultas y visitas de investigadores del país y el exterior. En 2007, se creó el IIBICRIT (Instituto de Investigaciones Bibliográficas y Crítica Textual), como resultado de la fusión del SECRIT y el IBIZI (Institutito Bibliográfico "Antonio Zinny”).

A modo de apéndice

Publicaciones realizadas en el SECRIT  y  otras editoriales:

  • LILIA E. F. DE ORDUNA, Crónica de representaciones teatrales en El Felicissimo Viaje de Calvete de Estrella. 219-228
  • LILIA E. F. DE ORDUNA, La Biblioteca de Barcarrota y la Oración de la Emparedada. 245-248

Homenaje a Miguel de Cervantes (1547-1997)

  • LILIA E. F. DE ORDUNA, La exposición de la Biblioteca Nacional de Madrid. 287-294
  • ORDUNA, Lilia E. F. de (dir.), 1992. Amadís de Gaula. Estudios sobre narrativa caballeresca castellana en la primera mitad del siglo XVI. Kassel, Edition Reichenberger (Problemata Literaria 6), VII + 213 pp.
  • ORDUNA, Lilia E. F. de (ed.), 1993. El agua mansa. Comedia Autógrafa de Calderón de la Barca,Estudios dirigidos y editados por Lilia E.F. de Orduna. Kassel, Edition Reichenberger, 189 pp.
  • ORDUNA, Lilia E. F. de (ed.), 1997. Jerónimo Fernández: Hystoria del magnánimo, valiente e invencible cavallero don Belianís de Grecia [Burgos, 1547]. I y II. Texto crítico, edición y notas de Lilia E. F. de Orduna. Kassel, Reichenberger, 1045 pp. (vol. I: Intr. LXXX pp. + Pról. l,ll,lll + 431 pp. - vol. II: 531 pp.).
  • ORDUNA, Lilia E. F. de (ed.), 2004. Libro Segundo de Palmerín que trata de los grandes fechos de Primaleón y Polendos sus fijos, y assimismo de los de don Duardos, príncipe de Ynglaterra, con los otros buenos caualleros de su corte y de los que a ella vinieron [Sevilla, Juan Varela de Salamanca, 1524], 239 folios. I - II. Introducción, Texto Crítico y Notas de Lilia E. F. de Orduna et alii. I-II. SEMINARIO DE LITERATURA CABALLERESCA (Universidad de Buenos Aires-Conicet) - SECRIT (Seminario de Edición y Crítica Textual. Buenos Aires). Kassel. Edition Reichenberger, (vol. I: XVI pp + 517 pp. - vol. II: p. 519 - p. 1083).
  • ORDUNA, Lilia E. F. de (dir.), 2006. Nuevos estudios sobre Literatura Caballeresca. Dirigidos y editados por Lilia E. F. de Orduna et alii. Seminario de Edición y Crítica Textual "Germán Orduna" - Centro Argentino de Estudios Históricos "Don Claudio Sánchez Albornoz", Kassel, Edition Reichenberger, 236 pp.
  • Sofía Carrizo Rueda, Poética del relato de viajes (LILIA F. DE ORDUNA). 276-284
  • Jerónimo Fernández, Hystoria del magnánimo, valiente e inuencible cauallero Don Belianís de Grecia, ed. Lilia E. F. de Orduna (RAQUEL HOMET). 316-317

Bibliografía amplia de sus trabajos en distintos congresos, jornadas y revistas, LETRAS, UCA, etc.

https://books.google.com.ar/books?id=eooOn8WADYgC&pg=PA40&lpg=PA40&dq=Orduna,+L%EE%80%8C%EE%80%8F%EE%80%8C%EE%80%84+E.+F.+%EE%80%87%EE%80%88&source=bl&ots=frA0bSj-fG&sig=aPxtTnBwlzi-fKycYYuHrfLPQHQ&hl=es-419&sa=X&ei=YmeIVcGUHYijNtumgMAB&ved=0CDUQ6AEwAw#v=onepage&q=Orduna%2C%20L%EE%80%8C%EE%80%8F%EE%80%8C%EE%80%84%20E.%20F.%20%EE%80%87%EE%80%88&f=false

  • Bibliografía sobre Libros de Caballería

https://books.google.com.ar/books?id=Np5ThRoHO3YC&pg=PA100&lpg=PA100&dq=Orduna,+L%EE%80%8C%EE%80%8F%EE%80%8C%EE%80%84+E.+F.+%EE%80%87%EE%80%88&source=bl&ots=qnNOBINyHB&sig=7a6p5Jr_ZnYIlreIh5kCAaRVBxo&hl=es-419&sa=X&ei=YmeIVcGUHYijNtumgMAB&ved=0CDgQ6AEwBA#v=onepage&q=Orduna%2C%20L%EE%80%8C%EE%80%8F%EE%80%8C%EE%80%84%20E.%20F.%20%EE%80%87%EE%80%88&f=false

VIDEO INSTITUCIONAL - Año 2003

video23

CONTACTENOS

  • Visitenos:
    Juncal 857, CABA
    • Llamenos:
      (+54) 11 4393-7732
      • Escribanos:
        Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.