Susana

Escrito por Newsletter el . Publicado en Comunidad Villa Juncal

Susana:   Mujer Esposa Madre Médica - Pionera en la Especialidad de Geriatría y Gerontología

Las señoritas de Avignon (1908) -Picasso

En este mes de marzo en el que se destaca la presencia femenina en la lucha por los derechos laborales, por la igualdad de oportunidades, por el respeto de su identidad profesional, cobra especial significación la semblanza de Susana, residente de 86 años, médica argentina pionera de la Geriatría y Gerontología, como orientaciones integradoras de la diversidad de campos de la salud, esposa y madre de tres hijos. Paradigma de mujeres que, como Picasso en este cuadro-bisagra de la humanidad artística se había alejado definitivamente del Realismo, olvidándose de los cánones de la pintura, el dibujo y la perspectiva, que habían reinado desde el Quatrocento, ellas rompían con cánones de siglos, milenios de la imago de lo femenino en el ámbito social- profesional. Cuadro que nos ofrece una multiperspectiva cubista de miradas de la Mujer, a través del tiempo, a través de la mirada de los otros. Máscaras, atuendos, cuerpos, rostros y energías que confluyen en un solo ser, como en Susana.

Con voz firme, calma y claramente centrada en sus convicciones, va construyendo su relato de vida que emerge como paradigma de una de las cuestiones claves de la sociedad moderna: la combinación, diversificación a la vez que integración de los roles de la mujer dentro y fuera del hogar, mujer profesional, madre mujer, médica madre esposa. A partir de la entrevista realizada, en un fascinante ritmo contrapuntístico y armónico de la presencia enriquecedora y generosa de Susy, su hija, surge un micro relato biográfico entrelazado de ricas y profundas reflexiones acerca de la concepción de la Vida, como eje filosófico clave que enfoca y da sentido fundamental a su profesión y su propia existencia de mujer.

Madre de dos mujeres y un varón. No me casé jovencita, no me casé grande tampoco. Tenía veinticuatro años. Estaba estudiando para recibirme de médica. Mi futuro marido no tenía nada que ver con la medicina. El compatibilizar la carrera de medicina y formar una familia, yo lo vivía muy bien, mi marido no tanto. Pero me respetó y pude hacer lo que quise. ….Egresada de la Universidad de Buenos Aires.

Susy aclara que la mamá era uruguaya y el padre era entrerriano, de Colón, estudió en la fraternidad y vino a Buenos Aires a estudiar Derecho…

Yo dije que quería estudiar medicina, cosa que no le gustó a nadie. Primero quería estudiar Derecho, mi papá era abogado, y yo pensaba que el estudiar Derecho le iba a gustar más que el que yo estudiara Medicina

Con categórica afirmación de Susy: En la familia, el asunto no era si estudiar o no estudiar, sino qué vas a estudiar…

Mi hermana mayor, maestra primeramente, siguió la carrera de Ingeniería Agrónoma, ejerció como profesora en la UBA a partir de las décadas 40 y 50, época en que ..Mi otro hermano estudió Derecho, siguió la línea paterna. Las mujeres abrieron otros caminos familiares.

(¿Por qué Gerontología?) … Fue una elección posterior. Primeramente elegí Nutrición, hice un postgrado. Hice docencia. Trabajé junto a Escudero, Faerman y Serantes, en la Cátedra, pioneros, miembros de la Cátedra de UBA… (Ante la pregunta de cómo pasa de Nutrición a su especialidad definitiva)… la Nutrición es tan importante en la Gerontología. …

Acota Susy: Su mirada profesional atravesó varias orientaciones: de Derecho pasó a Biotipología, orientación que hoy no existe como tal, siguió una orientación de Enfermera Samaritana, varios años, todas miradas de la ciencia que fueron conformando la elección de especialidad definitiva. Fue abarcando…

(sigue Susana) … ramas que confluyen en la especialidad última. Eran otras épocas. Luego, ya nacidas las hijas, en la década del ´50, … culminé el post grado… (Ante la pregunta de por qué el giro de especialidad)… Tengo muchos parientes viejos. Era importante saber qué se podía hacer. Quise saber si se podía hacer algo. Lo que aprendí me entusiasmó. Bueno, y acá estoy. La única unidad de Geriatría que había en aquella época, un hospital estatal de Geriatría en Ituzaingó, Se deshizo la unidad, y el grupo de gente que estaba allí fue la que se dispersó por los distintos hospitales municipales para formar gente y crear las unidades de Geriatría. Había un servicio de Nutrición formado, entre otros por el Dr.Landabure. Y, como la especialidad está tan ligada al geronte, se organiza un centro. Hay cierta resistencia porque a los médicos no les gusta pensar que van a ser gerontes, les es más cómodo pensar que no, que no van a ser gerontes. Cuando uno es joven la mira como una cosa que no le corresponde a él. Tiene que ver, como en todo, con la experiencia personal. Pude continuar porque mi marido me acompañaba y me toleraba. Si él no me hubiera tolerado, no habría podido. Si no hubiera sido por él, no habría podido estudiar. Tenía un consultorio particular en casa. …Je ne me rapelle pas… (Iintercala su sentimiento y pensamiento en francés) …

(Susy)… porque sus padres hablaban francés, de vez en cuando habla francés..

(Ante la pregunta acerca de intercambios con instituciones del exterior de la misma especialidad, Susana responde)… los intercambios fueron más personales que institucionales en esa época. Había instituciones en otros países pero le daban menos importancia todavía que acá al tema. .…. Argentina estaba atrasada frente a otros países también, pues en aquellos tiempos la Gerontología y la Geriatría iban juntas, en el nuestro, no. La Gerontología se ha diversificado mucho de la Geriatría, y es una lástima, porque tienen que ir juntas, porque si no la acompaña, se obtienen menos beneficios. A mí, de entrada, no me gustaba la Gerontología, pero después comprendí la importancia que tiene es enorme, si no hay concepto de Gerontología, la Geriatría no funciona. Ante la percepción de este pensamiento aplicado a las residencias en Argentina,

Susy remarca los distintos niveles de atención y concepción institucional en geriátricos locales. Destaca que esta institución es excepcional, de primer nivel, se ocupa del bienestar, trata de acompañar esta etapa de la vida y lograr el mayor bienestar posible respetando la situación de cada uno, pero, insiste, no todas las instituciones son así. Nosotros tenemos el modelo social más italiano, más judío, más familiero, donde la familia es importante. .. la importancia del término “viejo”, palabra hasta adoptada por la asociación de Geriatría, preferida frente a las opciones de “abuelo” o “anciano”, ya que se aplica con cariño, respetuosa y descriptiva.

(Susana recobra su espíritu docente y explica con fervor entusiasta y claridad)… Es tan importante la Gerontología como la Geriatría. Es lo que no entiende la gente. La Geriatría es el estudio del paciente como enfermo. La Gerontología es el conjunto de problemas que rodean al Geriatra y que pueden influir en la forma en que él se desempeñe. Puede modificar la forma en que se producen los problemas que aparecen en el paciente de Geriatría.

Con certeza contundente, Susy desarrolla las ideas que escuchó, asimiló y reflexiona: la estimulación, prevención, acompañamiento y cuidado de la calidad de vida. En los Congresos de Gerontología se hablaba insistentemente del respeto que antes se le tenía a la gente de cierta edad, que la que ponía pautas y eran referentes. Y, en la sociedad actual, en la que predomina un modelo de hedonismo de la juventud, y la valoración de lo material por sobre las ideas y el espíritu, la vejez no se valora. Estas ideas y más eran dichas en los congresos. El viejo es apartado de la sociedad, pero la vejez es parte de la vida, entonces hay que respetarla. En cualquier cultura antigua y originaria, el referente es el anciano, el consejo de ancianos. La gente quiere parecer joven. La negación del paso del tiempo es la negación de la vida.

Surge de estas ideas e intercambios entre las presentes, uno de los temas claves y fuertes de la especialidad: cómo es el contacto con la idea de muerte, porque coincidimos en que en la Geriatría se asume la cercanía con la muerte de manera natural, posible. Se conversa acerca del rol esencial de los profesionales: acompañar en el miedo a la muerte, hacer dejar el miedo, pensarlo desde lo filosófico, adoptar una mirada helénica de la Medicina como un Arte de la Vida, y esto incluye la muerte. Respetar en el anciano sus elecciones de dónde, cómo, con quién morir. Estar frente a esta especialidad profesional y frente a la muerte como circunstancia, implica, como en todo, una postura frente a la vida.

(Susana, con apabullante y contundente firmeza, se explaya) … el tema es que no se puede evitar, porque SURGE, dice firmemente, y hay quien no sirve para eso. No todo el mundo es capaz de aceptar que la vida termina en ESO. Es muy difícil aceptarlo. (La Geriatría significa): Enfrentar la muerte cono más en paz con la muerte. La gente ve la muerte como algo trágico y no se da cuenta que es parte de la vida. No se puede pensar en la muerte sin estar con vida.

Hablamos de la capacidad y personalidad para trabajar en esta especialidad. Susy remarca que hay que tener dosis elevadísima de paciencia. Hay que tener cualidades, y cada uno las tiene de manera particular.

(Ante la pregunta de qué aspecto de su vida querría recordar: viajes u otros, a lo que Susana recuerda) … yo viajé cuanto pude, y cuando no pude más dejé de viajar. Me gustaba visitar Europa, me gustaría haber visitado EEUU, al que no pude ir. Me gustaba la parte de la vida que correspondía a eso. Porque yo pensaba que la vida se acaba en un momentoporque tenías conciencia del límite, de la finitud, entonces viajabas para gozar y ver otras vidas… Me gustaba cualquier parte cultural de Europa, yo pienso que estaba bien orientada. Me encantaba la música, la literatura, era muy buena lectora. Aprovechaba para ir a eventos de conciertos en los viajes, me venía muy bien, me ayudaba. En Buenos Aires, también, gracias a Dios compartíamos mucho con mi marido todo eso. Cuando fui a Europa, tuve la suerte de ir a los centros musicales importantes. … Viajé por América Latina, que está bastante adelantada en relación a lo que estaba antes. Está mucho mejor ahora. .. Aprovechaba los viajes para establecer contacto con gente de la especialidad y obtuve muchas ventajas con esto. Venía también gente del exterior a aquí, y los tratábamos bien y volvían. … Fuimos pioneros en Latinoamérica, sobre todo con los niños. Eso, en la época de Landabure, fue muy importante…

(Recordamos la importancia trascendental en el desarrollo de la medicina completa infantil, a partir de la epidemia de Poliomielitis en Argentina. Afirmamos que, como siempre, lo malo trae algo bueno si se lo aprovecha para bien. Susana acota:) … lo malo aporta algo fundamental, que sin él, no se consigue.

Susy recuerda que las vacaciones en familia eran sagradas. Iban a la playa, siempre al mar, a Chascomús o Pinamar. Que eran grandes salidores, les gustaba mucho ir al cine y al teatro, al Colón, con papá. (A lo que Susana insiste)

él me toleraba, porque no es común que un marido lo tolere. Me acompañaba …

(Ante la sugerencia de agregar o cerrar sus experiencias compartidas, Susana afirma)

…. hemos dicho ya todo.

Ahora, pienso también que es importante decir que, además de que mi marido me acompañaba, mis hijos también me acompañaban. Cuando yo decía: quiero ir a tal lado porque quiero ver esto, estaban siempre a mi lado… tengo tres nietos, hijos de Laura, la segunda de mis hijas. Es una suerte tener tres nietos. ..Tengo la suerte de que me acuerdo de las características de mis nietos.

NOTA:

A modo de ampliación, se adjunta una reseña de los profesionales destacados mencionados por Susana, testimonio presencial de la conformación de una especialidad confluyente, en su momento, de varias orientaciones: Diabetología, Nutrición, Gastroenterología:

En los primeros pasos de la especialidad, convergen Diabetología, Nutrición, Gastroenterología.La Diabetología argentina nace en la primera mitad del siglo veinte bajo el influjo de dos personalidades médicas de gran valor: los doctores Bernardo Houssay y Pedro Escudero. El primero, creador de la Fisiología y de la investigación básica argentinas orientó su tarea al esclarecimiento de la Diabetes Mellitus empleando animales de experimentación, en tanto que el segundo, se dedicó a la enfermedad desde el punto de vista de la Clínica Médica y de la Nutrición. Los dos fueron maestros y crearon sendas escuelas médicas con numerosos discípulos que continuaron con su obra. El 28 de Diciembre de 1954 las corrientes de investigación básica, investigación clínica y terapéutica se unieron para aunar objetivos y esfuerzos en la Sociedad Argentina de Diabetes que ha resultado ser la síntesis de la labor diabetológica en el país. Su primer presidente fue Pedro B. Landabure, discípulo dilecto de Escudero, a quien siguió Virgilio Foglia continuador de la obra de Houssay en la Cátedra de Fisiología. El Instituto de Gastroenterología y Nutrición del Hospital Rawson, y a raíz de un convenio con la Universidad de Buenos Aires pasó a ser asiento de la Cátedra de Nutrición de la Facultad de Medicina de la UBA. Esta circunstancia favoreció a que completara los estudios de la especialidad y poder recibirse como Médico Especialista en Nutrición (lo que era el Médico Dietólogo en ese momento), e integrante como docente de la mencionada Cátedra. Durante algo más de un año cabalgó en ambas especialidades, gastroenterólogo y nutricionista. Pero al cabo de ese tiempo fue nombrado Jefe de Trabajos Prácticos de la Cátedra de Nutrición. El  profesor titular de la Cátedra –y Jefe del Instituto Olivera del H. Rawson, un hermoso centro de 4 pisos-  era el Dr. Pedro B. Landabure, que fue un alumno y colaborador directo del Profesor Pedro Escudero, fundador de la Escuela Argentina de Nutrición. Entre  otros  discípulos del Dr. Escudero que estaban en la Cátedra en ese período era Profesor Néstor Serantes  el Jefe del Área de Nutrición, además el Prof. Dr. Luis Bustos Fernández era el Jefe de Gastroenterología, el Prof. Bernardo Nusimovich era el Jefe de Endocrinología y el Prof. Roberto Garriz era el Jede de Cirugía. Los secundaban profesionales  de gran valor. Los ateneos de los sábados que eran reconocidos, con visitantes ilustres, muchas veces del extranjero que pasaban por Buenos Aires y participaban en  el ya clásico ateneo de los sábados. El Dr. Serantes, lo nombró Jefe de Trabajos Prácticos junto con el Dr. I. Faerman, futuro Jefe del Servicio de Nutrición y Diabetes en el Hospital Durand de Buenos Aires, uno de los mejores servicios de Diabetes que haya tenido en el país según su consideración. Entre 1965 y 1970  era ya un especialista en Nutrición reconocido. En esos años ser Especialista en Nutrición, era básicamente ser un buen diabetólogo. Se creía realmente que para atender diabéticos era condición fundamental ser nutricionista y se miraba con desconfianza si los que atendían dichos enfermos no eran de esa  especialidad. Los demás aspectos, tanto los clínicos como los específicamente nutricionales eran en cierto modo secundarios.

(http://www.fm.unt.edu.ar/index.php?option=com_content&task=view&id=302&Itemid=1- 14/03/15)

VIDEO INSTITUCIONAL - Año 2003

video23

CONTACTENOS

  • Visitenos:
    Juncal 857, CABA
    • Llamenos:
      (+54) 11 4393-7732
      • Escribanos:
        Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.