CHARO - Prof. MARÍA DEL ROSARIO LORES ARNÁIZ

Escrito por Newsletter el . Publicado en Comunidad Villa Juncal

La polifacética Charo: música, actriz, docente e investigadora

            Nuestra residencia cuenta con la presencia de destacados profesionales que enriquecen y colorean los diferentes matices de la cultura individual y nacional. Charo, para nosotros, es una de ellos, y hemos querido compartir su fascinante multifacética existencia a través de intento de reconstrucción dialogada a modo de tapiz labrado entre hilos de  madre y sus dos hijas María Sol y Jazmín, en una bella entrevista conjunta. 

Nacida en San Sebastián, País Vasco. La “abuela Rosario”, de Bilbao, el “abuelo Jaime”, San. Sebastián, preso durante la guerra civil durante un año, a partir de lo cual Rosario cruza a Francia junto con sus hijos Alberto, Jaime y Charo. Gracias a su hermana radicada en la Argentina, pudieron llegar a establecerse en nuestro país.  La familia se instala en Buenos Aires, la abuela ofició de costurera para apoyar la economía hogareña.  Rocío comenta una anécdota de la niñez de su madre que siempre recordaba:  Charo llevaba los vestidos al trabajo, una vez terminados, un día: un señor me ordena afectuosamente que lleve el vestido con rotunda orden porteña: “Llévese el vestido, papa frita”. Fraseo que parecía instalar definitivamente a la familia en nuestra lengua local. A lo largo de su vida de adulta, tiene la oportunidad de retornar a su país natal, visitar su familia vasca y enlazar recuerdos.

            Asiste a la escuela pública en Buenos Aires, su nivel primario en la escuela “Uriburu” y su formación secundaria en el Liceo Nº 4 de Señoritas.  Tres hermanos profesionales universitarios, inculcados por la madre: Alberto - Contador, Jaime - Bioquímico y Charo –  Profesora de Filosofía. Al sondear posibles influencias en la elección de la carrera de Filosofía, Jazmín comenta que su abuelo tenía hasta tercer grado cursado como educación formal, pero su gran vocación era  de poeta. Ha sido posible reconstruir sus vidas gracias a sus Memorias escritas y sus poemas. 

            Charo pudo orientar esta paterna mirada artística de la vida sobre el teclado de piano. Cursó de niña y adolescente el Conservatorio Nacional, recibiendo el título de Profesora de Música, especializada en Piano. Allí fue compañera de Luisina Brando, la actriz, hecho que curiosamente sintetiza ambas tendencias de su labor extra universitaria. Comienza su experiencia docente en el Nivel Secundario de la Escuela del Sol como profesora de música. Jazmín y Sol afirman que era una especie de heroína en la institución Las hijas señalan con ternura y admiración, que en los distintos ámbitos de nuestra sociedad y cultura por donde transite, encontrará siempre alguien que la reconozca con admirados recuerdos. Por ejemplo, Andrés Calamaro, quien fue su alumno y por su enorme cariño y admiración, nombró a su hija Charo.

            La música traza una preponderante línea de su vida: la une a su marido.  Profesor de Flauta Dulce, quien en esa época ofrecía sus clases por medio de periódicos, fue convocado para ser docente de los instrumentistas integrantes del grupo de cámara barroca, del que Charo era miembro. Hoy, su arte y ciencia se reduplican en sus hijas: Rocío, investigadora economista en Michigan (EE.UU.); Jazmín, primeramente incurre tentada por la Filosofía pero se define por la Danza Contemporánea;  María Sol, dedicada plenamente al teatro. Orientación también desprendida de Charo madre, quien hizo su experiencia en la actuación con señalado desempeño. Sus hijas mencionan distintas reseñas periodísticas que guardan celosamente en recortes de diarios. Para esto, el cuidado del cuerpo, en Charo, ocupaba casi igual preponderancia. Las hijas recuerdan sus constantes idas al gimnasio. Todos lineamientos que han enriquecido su comunicación paralingüística. Hoy en día perduran estas distintas vetas histriónicas, sensoriales, gestualidad de miradas y labios expresivos.

            Como profesional universitaria, elige la Orientación de Epistemología de las Ciencias Humanas. Concursa para la especialización en Metodología de la Investigación en la Facultad de Psicología de la UBA. Se dedica de lleno a la Psicología Experimental, con una anticipada orientación en la investigación cognitiva conductual. Precursora de una línea poco valorada, y hasta denostada por algunos catedráticos de su tiempo, por simple ignorancia y anticipada innovación, marcada por la formación e influencia del Dr. Gregorio Klimovsky. Ingresa en el CONICET, llevando su campo experimental con ratas de laboratorio, en colaboración con la Facultad de Bioquímica. Abarcó un amplio espectro conceptual, combinando Salud, Educación, Calidad de Vida.  En estos últimos años profesionales, hasta el 2012,  amplió su campo de orientación hacia la investigación y docencia en Memoria, Aprendizaje y Estrés. Cuenta con numerosos nombramientos, publicaciones y becas.[1]

             Su perpetua curiosidad la lleva a recorrer los sótanos de la Facultad, donde descubre una serie de aparatos mecánicos de medición auditiva. Material abandonado que resurge a la vida gracias a Charo, quien lo clasifica y convierte en el “Museo de la Psicología Experimental de la Argentina”, en muestra permanente de la historia de la Facultad, sita en Independencia y Urquiza. Este descubrimiento la lleva a seguir investigando y salen a la luz más elementos en otros lugares institucionales. Acondicionaba ella misma los instrumentos, los reconstruía manualmente, logrando su uso correcto nuevamente hasta la actualidad, donde estudiantes tienen acceso a su experimentación directa.

            Su carrera docente se ve enriquecida por la experiencia en instituciones en la provincia de Jujuy. Ya en el campo académico administrativo, fue Consejera Superior de la Facultad en Buenos Aires durante muchos años. Aquí las hijas recuerdan que “se agarraba con todos”, tenía sus conflictos como buena persona pensante, inconformista y revolucionariamente innovadora frente a la burocracia e ineficiencia de las instituciones.

            Sus hijas la definen desde la concepción humanística social, como heredera del Dr. Bunge,  José Ingenieros, y Alfredo Palacios,  héroes y formadores de la propia visión del mundo. Y, también, en cierto modo, una pionera feminista intelectual, defendiendo los derechos de la mujer en palabras y acciones. Imagen que sintetizan con una sonriente caricia a Charo: “Sos nuestra Pasionaria,  ¿qué no hizo esta mujer sagitariana? Una justiciera”. Visión de la realidad que la llevó a trabajar a su vez en centros hospitalarios y carcelarios, aplicando su mirada “cognitiva-conductual” para la ayuda de sus residentes. Se podía poner a gritar por la justicia social, ante cualquier rol público. Rasgos en los que sus hijas se reconocen. Cuánta energía de incansable vocación y pasión en Charo, cuyo cuerpo habla más que la voz, y quien asiente con una gran sonrisa final que nos devela infinitos sentimientos, comprensión del entorno y sabiduría.

VIDEO INSTITUCIONAL - Año 2003

video23

CONTACTENOS

  • Visitenos:
    Juncal 857, CABA
    • Llamenos:
      (+54) 11 4393-7732
      • Escribanos:
        Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.