ENTREVISTA A LA LIC. ESTELA SARNO - TERAPISTA OCUPACIONAL

Escrito por Newsletter el . Publicado en Aportes Profesionales

Los residentes realizaron en el mes de octubre una entrevista a la profesional para conocer más acerca de su especialidad terapéutica y sus aportes a la institución a partir de la implementación de la Sala de Multi-Estimulación Sensorial. Su convincente y clara explicación, - centrada en la importancia de la actividad de la persona como un motor esencial para la autovaloración, - queda sintetizada en algunas de las frases más significativas del encuentro:

“Reaprender lo que algunos vez hemos aprendido”.

“La estimulación de los sentidos como medio para llegar a la persona”.

“Debemos bajar los objetivos a lo que es real, a lo que es tangible”.

Los invitamos a seguir disfrutando de la entrevista a través de las distintas propuestas temáticas que fueron surgiendo espontáneamente desde los residentes.

- Alcira: En qué consiste tu tarea de Terapista Ocupacional:

Bien. La Terapia Ocupacional es muy abarcativa. Se puede trabajar con muchas poblaciones. Nunca lo he hecho, pero, por ejemplo, se puede trabajar en las cárceles con las personas que residen allí, con los presos. Justamente porque tiene que ver con la ocupación, de allí el nombre de la carrera. Tiene que ver con algo que es inherente al ser humano, que es la actividad.

Nosotros naturalmente nos ocupamos, realizamos distintas actividades. Y esto nos hace sentir bien como personas. Cuando sentimos que estamos haciendo algo útil, ya sea para nosotros o para los demás, nos sentimos bien. Y tiene que ver con el sentirnos vivos. El sentir que existe un para qué. Y sentirnos también independientes, autoválidos. Está buenísimo, por ejemplo, que alguien nos haga la comida, nos sentamos a la mesa, nos sirven, y está fantástico. Pero, es mucho mejor aún saber que podemos cocinar, que tenemos la capacidad para reunir una serie de ingredientes y hacer una rica comida. Que después, por una cuestión de tiempo o de cansancio, no lo hagamos, eso es otra cosa.

Lo importante para nosotros, y creo que estarán todos ustedes de acuerdo, es saber que tenemos la capacidad de hacer las cosas. Que no necesitamos de otro, porque el otro puede no estar. Nosotros estamos siempre para nosotros mismos, hasta el día que dejemos de estar. Pero, hasta que eso suceda, nos sentimos bien cuando tenemos la posibilidad de realizar cualquier acción por nuestros propios medios. De lo más pequeño a lo más grande, como puede ser el simple hecho de ponernos las medias o ir al baño de manera independiente, sin necesitar de otro.

Y, el día que tenemos la necesidad de otro, bueno, aceptarlo también con humildad. Son dos caras de la misma moneda. Saber que podemos dar pero saber también que podemos recibir. Y tener la humildad para recibir, no la soberbia o el orgullo, o la sonsera (si se me permite decir) de decir: no, no, yo puedo. No. Hay que aceptar también cuando no podemos hacer las cosas.

De esto trata globalmente la Terapia Ocupacional: intentar y lograr, que en la mayoría de los casos se logra, que la persona sea lo más autónoma posible durante la mayor cantidad de tiempo posible, sin importar cuál sea su afección, circunstancial o permanente. Y, cuando la persona no puede realizar determinadas cosas por sí misma, bueno, ahí vienen las ayudas técnicas, férulas o algún otro tipo de aditamento, o la ayuda de personas como las auxiliares o enfermeras.

- María Julia: ¿Cómo se estudia, con qué viene vinculada, es una carrera en sí misma? ¿Cuál es su extensión:?

Son cuatro años. Es una carrera en sí misma, que, en la Ciudad de Buenos Aires, depende de la Facultad de Psicología. Está dividida en tres módulos:  las materias básicas de la Terapia Ocupacional que no se van a ver en otra carrera; luego, un grupo de materias médicas, que son bastante complejas; y otro grupo de materias que tiene que ver con el ámbito de Psicología. O sea, involucra la Medicina y la Psicología. Es una hermosa carrera.  

- Inés: ¿desde cuándo estás en Villa Juncal?

En diciembre van a hacer tres años. Empecé haciendo reemplazos a Jimena, y luego me convocaron como parte del plante profesional. Vine aquí por una entrevista laboral, vi las cámaras de seguridad y dije: Yo quiero trabajar acá. Y fue tan grande el deseo que, como a veces cuando uno desea algo mucho, lo conseguí. No sé, Dios para el que cree en Dios, o el Universo, o las Energías, cada uno con sus creencias, habilita esa posibilidad. Y se me dio. Yo pensé: si hay cámaras de seguridad, las personas son bien tratadas, porque hay una cámara que está mirando. Y, si aquí hay una persona con un moretón, el familiar va a pedir revisar las cámaras y se va a dar cuenta de si fue un accidente o si fue por malos tratos. Quiere decir que la asistencia es buena. Y no me interesa trabajar en un lugar donde las personas no son bien tratadas. Pues, por más que yo cumpla bien mi función, estoy involucrada en una institución que no brinda buen servicio a la gente.

- ¿Cuál es su tarea?

Aquí hay dos terapistas ocupacionales. Yo trabajo por la tarde en Rehabilitación Cognitiva. Siempre explico que el Kinesiólogo trabaja con el cuerpo, ejercita los músculos, la marcha para que no haya inestabilidad al caminar, a nosotros nos incumbe la Rehabilitación o Estimulación Cognitiva.

La diferencia radica en que la estimulación trabaja para que algo que tenemos no se pierda por desuso. En cambio, la rehabilitación tiene que ver con las personas que han sufrido un padecimiento – como el ACV – que lo inhabilitó por una determinada cantidad de tiempo. En una rehabilitación cognitiva, lo que se hace es intentar reaprender lo que alguna vez hemos aprendido. Se trabaja con todo lo que tiene que ver con atención, memoria, concentración, sobre todo a través del juego. También lo realizo por medio de ejercicios estructurados, pero esto ya es más ceremonial.

Muchos aspectos que tienen que ver con las acciones cognitivas superiores se pueden trabajar a través del juego. Resulta más desinhibido, más tranquilo, la persona está más relajada. Si no, la persona siente que está dando examen, lo vive como una presión. En cambio, si hacemos el mismo ejercicio del que se espera igual resultado pero a través de una actividad lúdica, la personase relaja y obtenemos mejores logros desde las funciones mismas, que es lo que interesa. El pensar, el razonar, tiene que ver con la ejercitación: leer un diario, hacer un crucigrama, con hablar de una noticia, leer un poema e interpretarlo.

La ejercitación mental es tan importante como la ejercitación física, sobre todo porque – no nos olvidemos – es la mente la que domina todas las funciones del organismo.

El otro aspecto primordial es la socialización. El no dejar de hablar con el otro.  Algo que intento lograr es que las personas se involucren. Por ejemplo, ustedes llevan una determinada cantidad de tiempo que viven aquí, algunos años, entonces, es importante que ustedes sepan sus nombres, sus gustos, lo que les molesta, lo que les agrada. El poder pasar y decir: Hola, Lilia  o  ¿Qué tal – Carlos - cómo estás?

Y con un sentido precioso de cálido humor, se entabla un intercambio entre la Lic. Estela y Carlos, cuando ella riendo le dice: “aunque yo siempre te digo Roberto, pero no importa.” Y Carlos, riendo con esa risa a flor de boca que lo caracteriza: “no importa, yo siempre te contesto hablando con Josefina.”  (Carcajada general.)

- Surgen las preguntas: ¿Desde cuándo ejerce? ¿Ha tenido experiencias en otras instituciones?

Me recibí en el 2010. Y les puedo contar por qué quise hacer esta carrera. Graciosamente digo que es porque no pude hacer Climatología. En un momento dado de mi vida decidí que quería seguir con mis estudios y me interesó Climatología. Hete aquí que descubrí que esa no es una carrera para mí. Hice el CBC, y claro, tenía Análisis Matemático y Física. Y no soy para eso. Gracias a dios no vulneró mi autoestima, porque me saqué 0s, la máxima nota que me saqué fue un 3.  Fue terrible.  Y, un buen día, frustrada en el trabajo, vino una compañera y me dijo: “¿Por qué no hacés Terapia Ocupacional?” – “¿De qué se trata eso?” – porque es una carrera que no se conoce demasiado, de hecho es relativamente nueva. En Argentina comenzó más o menos en 1950, o sea hace unos 60 año que existe como tal. Investigué, las materias que tenía me gustaron, y fue así como terminé estudiando Terapia Ocupacional.

Me di cuenta también de que todos somos terapistas ocupacionales. Hace unos cuantos años atrás, tenía una amiga que un día se enfermó, estaba en la cama durante períodos muy prolongados. Vieron que la cama termina haciendo doler el cuerpo. Yo le acomodaba los almohadones, la asistía de la manera que podía, y esto también es algo que hace Terapia Ocupacional. Cuando hablamos de que hacemos adaptaciones, tiene que ver con esta situación. Modificar algo para que la persona se sienta más cómoda, ya sea en la silla de ruedas o en la cama. A veces se trata simplemente de saber colocar un almohadón de determinada manera para que la persona compense, quede equilibrada, y no le duela tanto el cuerpo.

En cuanto a las férulas, también tienen que ver con adaptaciones para algún tipo de impedimento. Si tenemos una retracción de los tendones en una mano, confeccionamos una férula para su mejor posicionamiento, para que la mano o la muñeca queden en posición funcional y no duelan las retracciones. Los tendones tironean el músculo y duele mucho. Esto también lo hace Terapia Ocupacional, además de un Kinesiólogo.

- Alcira: ¿Por qué no nos hablás del novedoso proyecto presentado a la comunidad por el doctor Bulacio el día del festejo del aniversario institucional e implementado en Villa Juncal a partir de tu propuesta:

Haca aproximadamente hablé con el Dr. Bulacio, que es una persona muy abierta a todo lo que tiene que ver con propuestas. Si son viables, él ayuda para que se lleven a cabo. Yo trabajo habitualmente con la gente que estaba en el 4º piso y que ahora, por razones de reformas edilicias, están en el Salón Blanco. Son personas que en su mayoría tienen una patología bastante severa, y de pronto se hace muy difícil poder llegar a ellos, poder comunicarme. Entonces, empecé a buscar bibliografía al respecto, como un intento más de poder ayudar y llegar al otro. Descubrí que en Europa, ye desde hace unos años, desde los ’70, se están utilizando unas Salas de Multiestimulación Sensorial. ¿Qué quiere decir esto?

Multi es mucho, sensorial tiene que ver con los sentidos. Entonces tiene como propósito que la persona trabaje mediante la estimulación de todos sus sentidos. ¿Por qué? Porque esa es la manera que la persona tiene de poder sentir el ambiente y comprenderlo, cuando ya nuestra capacidad para poder comprender, pensar y transmitir está muy bloqueada o anulada. Una de las maneras de poder llegar a la persona, y que ella comprenda lo que la rodea, es a través de los sentidos: la vista, el tacto, el oído, el olfato, todas las percepciones. Porque, además, tiene que ver con los recuerdos y es una forma de estimulación del cerebro, a través de los sentidos.

A todos ustedes, a todos nosotros nos ha pasado alguna vez que hemos sentido alguna fragancia y nos remite a alguna situación, que puede ser agradable o no, y, por lo general, es una situación placentera. Bien, de esto se trata, de poder evocar distintas partes del cerebro, ya no a través de un ejercicio como puede ser un crucigrama o de una noticia a partir de la cual haya que razonar lo que sucedió, sino simplemente a través de los sentidos, que es lo más básico: lo primero que aprendemos es lo último que perdemos. Es apelar a esto también como medio para llegar a la persona.

- Lilia: ¿Cuántas materias tiene la carrera? En general,  ¿en cuántos años se hace?

No recuerdo el número exacto pero creo que treinta y ocho materias. Se hace en cuatro años.

- Sara comenta que está muy atenta porque le resulta muy interesante todo lo que explica. Y prosigue Estela:

En realidad, la Sala de Multi-Estimulación no es sólo para pacientes severos sino para cualquier persona, porque siempre hace bien. Te va a relajar. Se logra que la persona se tranquilice, no por lapsos demasiado prolongados en el tiempo, pero sí logra la tranquilidad inmediata.

- Inés acota la similitud con ciertas técnicas de relajación utilizadas en las aulas educativas: música suave y armónica. Luego pregunta: ¿Cómo está armada, cómo está concebida?

Se consiguió gracias a Bulacio, como ya dije. Bien, estas Salas tienen elementos fijos, como son la luminiscencia: son haces de luz. Si ustedes gustan, pueden visitar el gabinete de Terapia Ocupacional, habilitado para quien quiera ir. Tenemos sonidos, distintos aromas, texturas, a través de telas o superficies que son o blandas, o húmedas, o con distintos tipos de temperatura. Con todo esto se trabaja durante media hora o 40 minutos.

Se trata de una terapia paga, por lo cual se tiene que arreglar con los familiares y la institución.

- María Julia: ¿Dónde se estudia tu carrera? ¿Es autónoma, tiene identidad propia?

Se estudia en universidades privadas y en estatales. Yo estudié en la UBA. También sé que en la Universidad de Quilmes se da esta carrera. En la USAM, también. De allí asiste a Villa Juncal una alumna que está haciendo una práctica profesional. Es autónoma, una carrera en sí misma, pero depende de la Facultad de Psicología. En algún momento, dependió de Medicina.

- Se le pregunta a Susana, doctora fundadora de la especialidad en Gerontología y Geriatría, si existía en su formación alguna disciplina que contemplara la estimulación sensorial, a lo que responde afirmativamente.

- Lilia: ¿Cuál es el número promedio de egresados por ciclo, porque muchos, por distintas razones, no llegan a terminar?

El año en que yo me recibí, en el segundo cuatrimestre, se recibieron nueve personas, y más o menos el mismo número en el primero, con lo cual es un promedio de 18 a 20 personas por año que se diploman en la UBA de Terapista Ocupacional.

- Se habló de la ansiedad que puede sentir el recién egresado ante sus primeros pasos de ejercicio profesional, como en todas las especialidades. Y Estela agrega:

Ésta es una profesión de servicio, como todas las carreras humanitarias, uno tiene desde el primer año muy en claro de qué se trata, y difícilmente lo abandone. Tal vez, y en la UBA sobre todo, se dificulte por los horarios de cursada. Hay quienes la hacen en cuatro años y muchos otros que lo hacen en más tiempo. El hecho de que extiendan el tiempo o abandonen, no tiene que directamente con el tipo de carrera, sino con el impedimento de poder estudiar. En el único lugar en que se dicta es en Martínez, y no queda cerca, salvo para la gente que vive en Zona Norte. Yo hacía el recorrido en moto, en media hora. Pero el recorrido lleva tiempo, y de pronto había materias que terminaban a las 11 de la noche en Martínez, y tener que volver a Capital no es sencillo, las líneas de colectivos vienen más distanciadas, no hay tren a esa hora, y resulta también un poco peligroso. Se hace complicado estudiar.

Yo trabajaba y sigo trabajando en el Estado. Soy empleada administrativa. Esta carrera la hice, un poco por accidente – como les dije hoy, porque me iba mal en Climatología – pero además me di cuenta de que estaba destinada para esto. No creo en las casualidades. No fue casual que mi compañera viniera y me dijera: Mira, yo me anoté en esta carrera, qué tal si la hacemos juntas. Y, finalmente, ella no se recibió. Lo que son las cosas. Ese día fue solamente para que yo pudiera hacer esa carrera, gracias a Dios.

Les conté de esta amiga mía a quien ayudaba a sentirse mejor en la cama, ella falleció de cáncer, y a mí me quedó mucha necesidad de servicio. Tal es así que, cuando ella fallece, al poco tiempo, fui a un hospital como voluntaria a trabajar al Hospital Muñiz, de infecciosos y agudos. Y me sentí bien trabajando como voluntaria, pero al mismo tiempo sentí que me faltaba algo. Claro, me faltaba toda la parte teórica. Porque uno algunas veces puede tener buena voluntad, y con esto a veces parece que alcanza, pero no es suficiente, se necesita más. Yo necesitaba toda la teoría, el apoyo del conocimiento. No hacer las cosas porque sí, sino hacerlas con un fundamento.  Y esta carrera me vino como anillo al dedo. Por eso digo que no fue casual lo de mi compañera, que viniese, me presentase: Mirá, esto es terapia Ocupacional. Era lo que yo tenía que hacer. No dejé de trabajar como empleada administrativa porque, como digo siempre, recibo nutrición de dos trabajos: uno me da de comer y me permite llegar a fin de mes: es la tarea administrativa. Que trabajo en el Estado hace 35 años. Y esto me nutre el alma, porque a mí me hace bien.

Cuando una actividad me sale bien, yo me voy contenta. Me voy henchida. De la misma manera, cuando noto que a las personas no les gustó tanto, me voy mal. Digo: la pucha, tengo que ajustar un poquitito más. Porque no siempre las actividades salen bien. Te hago leer Literatura Japonesa y no te gusta, y, la verdad que es un fracaso. No te sirvió a vos, y tampoco me sirvió a mí. El poder dar en la tecla, saber lo que le gusta a cada uno, y se aúne lo que a esa persona le gusta y lo que necesita, no es tan complicado pero tampoco es tan sencillo.

- Inés comenta que se trata de una activad retroalimentaría. Uno se nutre del otro y viceversa. Uno es el estímulo del otro. Hasta cognitivamente es así, más allá de lo afectivo.

- Clementina nos cuenta que conoce a Estela de verla trabajar con varias “chicas” y las cosas siempre le salen bien.

(Estela se ríe y acota) No siempre me salen bien, estoy siempre sacando la punta al lápiz, afinando. Pero, además, yo aprendo mucho de ustedes, muchísimo, Porque son un ejemplo de voluntad, de valor. Aprendo mucho y, la verdad, ustedes me hacen bien.

- Alcira afirma contundentemente: Tenés una verdadera vocación de servicio.

- Roberto, desde su mirada técnica de Ingeniero, pregunta: ¿El material está fijo en la sala? ¿Cómo incorpora las distintas especialidades que requiere cada paciente? Se me ocurre que Estela debe recurrir a distintos profesionales que aporten su conocimiento.

Está muy bien lo que acabás de comentar, Roberto, y guarda mucha relación con lo que dijo Inés. Cada paciente es un desafío, porque son todas distintas personas. Supongamos, todas pueden estar afectados de los mismo, Parkinson – por decir algo -, pero son personas distintas, por ende, son universos diferentes. Por ejemplo: puede haber una persona afectada de Parkinson que sea médico y que haya ejercido como tal, y puede haber otra persona, una mujer afectada de lo mismo pero que sea ama de casa. Los intereses que va a tener cada uno, independientemente de que la patología sea la misma, van a ser diferentes. Suponte, entonces, en tu caso, tu estimulación, por así decir, se instrumentaría a través de aquellos temas que a vos te interesen. En el caso de un ama de casa que se encuentra en su domicilio, la rehabilitación estaría focalizada en ayudarla a continuar con las tareas de la casa, en cómo realizar una adaptación para que pueda seguir cocinando., por ejemplo. Facilitar alguna modificación en el ambiente. Mi tarea consiste en interiorizarme en sus intereses para poder realizar la actividad con la persona.

La Terapia Ocupacional lo que hace es abordar el tratamiento junto con el paciente, se acuerda con el paciente lo que se va a hacer y cómo. Por eso se averigua cuáles son sus gustos, cuáles eran sus actividades previas a la dolencia, qué cosas ya no le gustan hacer y qué cosas le gustarían hacer. En función de estos intereses, evaluar su real posibilidad de ejecución. Porque, si me dice: y, tengo ganas ahora de tirarme con un paracaídas, y.. ya no podés, ya es imposible. O sea, también hay que concordar.

- Inés: ¿desde qué tipo de especialidad médica vienen derivados los pacientes?

Por ley, los pacientes deben ser todos derivados. Puede ser desde un Neurólogo, un Traumatólogo y un Psiquiatra también.

- ¿Se establece un plan a mediano o largo plazo?

Los objetivos están siempre, pero a decir verdad, siempre se trabaja sobre lo más pequeño. El fin último es mejorar la calidad de vida del paciente. Pero eso está muy en el cielo, se trabaja con objetivos simples, como dije hoy, que logre – por ejemplo- ponerse las medias solo. De ahí a mejorar la calidad de vida del paciente parece muy distante, pero cuando uno fue independiente y ya no puede ponerse solo los zoquetes, cuando logra hacerlo, siente que tocó el cielo con las manos. Es un objetivo pequeño pero muy importante.

Entonces, el fin último, como en todas las profesiones médicas, es mejorar la calidad de vida pero resulta muy etéreo, tenemos que bajar los objetivos a lo que es real, a lo que es tangible.

- María Julia: ¿cuántos años hace que te recibiste?

Cinco. Trabajé en otras instituciones. Con menores, con chicos con Parálisis Cerebral. Dejé de hacerlo porque no me daba el cuerpo. Hay que maniobrar. No siempre son chiquitos, son adolescentes, y después son más grandes. Maniobrarlos requiere demasiada fuerza física que yo ya no poseo. Es muy linda esa población, te dejan mucho, realmente.

Y también trabajé en otros geriátricos. Y debo decir que éste es el mejor geriátrico de todos en los que he trabajado, donde realmente se preocupan y se ocupan del bienestar de la gente. Esto de mejorar la calidad de vida de las personas, realmente aquí se ve. Hay una intención de que las personas estén bien. Una intención que se lleva a cabo, que no queda solamente en el deseo.

En otros lugares, no lo he visto así. Nunca hay que olvidar que es un negocio (María Julia acota: es una PYME) Y algunos lo llevan al extremo. Ubicar demasiadas personas en un espacio físico que no está preparado para tanta cantidad de gente, es inhumano. Ahí no se está dando calidad, ni al residente ni al profesional. En cambio, aquí es diferente. No digo que sea perfecto porque la perfección no existe, pero es un muy buen lugar. Me gusta trabajar aquí.

En esta institución se trabaja en conjunto con otros profesionales, y tiene que ver con el estado general y particular de cada uno de ustedes. Existen otras actividades, como las salidas que ustedes realizan, pero esto no se coordina ni desde ni con terapia ocupacional.

- Estela comparte con el grupo aspectos de su vida personal, su familia directa, su pareja, sus padres, su barrio Parque Patricios. Ubica a los residentes en la disposición del nuevo edificio de la Administración de la ciudad.

- Una residente comenta que pudo disfrutar de las entrevistas de Estela:

Tuve la oportunidad de asistir y de disfrutar  su terapia pero dejé de ir por problemas económicos. Es una excelente profesional.

- Estela comenta:

Lamentablemente, este proyecto está fuera de la cobertura general de la Institución, no es un servicio que ofrece la Residencia, se cobra aparte. pero de todas formas las puertas están abiertas.

- Carlos: Hace unos seis años que estoy aquí y recuerdo que hace unos años atrás, los sábados por la tarde había una reunión de Bingo, y era coordinado por una estudiante que luego se recibió de no recuerdo qué profesión. No era importante desde el juego en sí, ganar o no ganar, era importante desde el participar. Al tiempo, con Jimena, se empezó a hacer una vez por mes. Resultaba interesante no sólo desde la organización en sí, sino desde todo lo que involucra el juego.

Esto lo voy a proponer. Tal vez, se podría seguir haciendo, si es de su interés. Porque esto que yo decía: es muy importante no aislarse. Somos seres sociales, nos guste o no. Hasta puedo no llevarme bien con ella, pero, si aprendo a conocerla, seguramente me vaya a gustar. Es un ejemplo, porque vos me encantás. (Risa general) Es muy importante decir Hola, cómo estás. Hablar, dialogar. No estar sentados uno al lado del otro, mirando la pared, no pueden aislarse. Tiene la obligación de relacionarse, para estar bien. Somos personas. A esta persona que tengo al lado le pasan cosas. No puedo estar sentada al lado sin que me importe, Tengo que interiorizarme, y además, es una ida y vuelta. Porque ella después me va a preguntar: Y vos, ¿cómo estás? Y yo le puedo decir: mirá, hoy estoy triste, hoy tuve una pesadilla y no estoy bien, u hoy estoy feliz.  Compartamos lo que nos pasa porque se van a dar cuenta de que a todos nos pasa lo mismo. Es muy importante.

- Carlos amplía su explicación: con ese cartoncito, atentos a ver si el número salía o no salía, mirar el cartón del otro. Los jueves, que tenemos libre por la tarde, se puede volver a hacer de vez en cuando.

Por supuesto, porque con ese simple juego, que de tonto no tiene nada, estamos trabajando muchas funciones cognitivas: la atención, qué número salió, la concentración, el estado de alerta. Hay mucho que ponemos en juego con una simple actividad. El razonamiento, la manipulación fina: tengo que agarrar un poroto y lo debo colocar sobre el 33 que cantaron y no en el 1. Esto de poder embocar es muy importante. Se trabajan muchísimas áreas. Tiene que ver con los sentidos. En síntesis, actividades que parecen tontas, son extremadamente importantes. Por esto, dije que trabajo mucho a través del juego. Porque se pueden trabajar todas las funciones, incluso la motriz: debo tener la intención de levantar el poroto de la mesa, tener la fuerza suficiente como para sostenerlo con tres dedos y poder ubicarlo en el cuadradito correcto.

Muy interesante tu propuesta, Carlos. Esto de las inquietudes y la ejecución. Todo lo logramos como resultado de reunirnos y poder intercambiar conceptos. Más allá de las dificultades que podamos tener, es muy importante permanecer juntos, no aislarnos. Participar de actividades grupales. Todos tenemos dificultades, eso no importa, lo importante es participar.

Así llegó el cierre de la entrevista. Le agradecemos la presencia cálida y esclarecedora. Aprendimos y reímos y nos emocionamos. Un aplauso cerrado del grupo acompaña la invitación a participar o realizar en nuestro espacio cualquier actividad ocupacional.

VIDEO INSTITUCIONAL - Año 2003

video23

CONTACTENOS

  • Visitenos:
    Juncal 857, CABA
    • Llamenos:
      (+54) 11 4393-7732
      • Escribanos:
        Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.