ENTREVISTA A CYNTHIA CAPUTO – TESORERA

Escrito por Newsletter el . Publicado en Aportes Profesionales

En el mes de agosto pasado, como parte de las actividades del Taller de Boletín, los residentes decidieron conocer a la persona responsable del área de Tesorería. Para algunos resulta una figura de entrañable afecto de décadas y para otros es su primer contacto con Cynthia. La decisión fue conversada y unánimemente convocante, ya que consideraron la fundamental importancia de un sector que no se hace evidente en la convivencia cotidiana de los residentes pero que resulta uno de los ejes determinantes de su bienestar.

El resultado superó todas las propuestas, pues no sólo aprendimos sobre la incorporación de las nuevas tecnologías a su tarea, sino que fue una enseñanza de vida en familia. Como Cynthia misma sintetiza en un momento de la charla:

“Hay otra vida detrás del trabajo.”

Le dimos la bienvenida y lo primero que le preguntan es su apellido: Caputo. Entonces, Alcira tomó la posta de la charla mediante la explicación del funcionamiento de estas entrevistas: se programan las preguntas en una reunión de grupo previa. Inés Grünwaldt, coordinadora del taller, anota las inquietudes que fueron surgiendo espontáneamente, y, una vez pasadas en limpio, distintos residentes van enunciándolas una a una, a modo de disparadores para un mayor conocimiento del entrevistado.

- Alcira: ¿Tenés algún título que te habilite para tu trabajo?

En mi trabajo: la vida, los años. Van a hacer 22 años que trabajo acá. Estudié por vocación Periodismo Deportivo, que nada que ver. Mi puesto de trabajo creció con los años y la experiencia, que creo que es una de las mejores facultades: la experiencia y trabajar y trabajar con ganas. Con ganas uno siempre aprende y va creciendo. Como acá el doctor me manoteó para el puesto de muy jovencita, me hizo crecer desde el mismo puesto de trabajo.

El nombre del rol institucional sería como Administradora o Tesorera. Manejo la caja, los bancos, gastos.

- Angie: ¿cómo te sentís haciendo eso?

Bueno, si no me gustara, no podría estar 22 años trabajando acá. El agregado que tiene este lugar de trabajo es que tengo contacto con la gente, con las familias por temas de pagos. Algunos de ustedes, ALGUNAS veces me van a visitar. Que podría ser más seguido, más allá del tema dinero.

- Roberto presenta la pregunta: ¿Qué cualidades debe tener una persona para ejercer esta actividad? Alcira sugirió honestidad, honradez; Luisa: agilidad para los números.

Primero ser fiel al trabajo. Tratar de poner lo mejor de uno y responder con inmediatez- En esta institución o en cualquier otra, hay cosas cotidianas que tenés que resolver o sí o sí., en el día a día. Entonces: ser responsable ante todo y decir: bueno, tengo que hacer esto y cumplirlo, porque hay gente que depende de uno para cobrar un sueldo o una factura.  Estoy en un lugar en el que tengo que ser lo más responsable posible. Hay cosas muy banales que puedo delegar pero otras no puedo delegar para otro día  ni otra semana porque de uno depende GENTE. Gente que tiene que dar de comer. Eso es una presión interna que tengo porque, muchos de ustedes saben, tengo cuatro hijos y pasé los cuatro embarazos en esta institución. Hubo veces que yo estaba de 8 o 9 meses y estaba en el banco si tenía que pagar los sueldos, con la presión de decir: tengo que hacerlo porque hoy tengo que cobrar, como todos los otros. Es una carga adicional que yo le pongo a mi trabajo, No quiere decir que todo el mundo lo haga. No es fácil, hay gente que se lo toma más light.

Con respecto al comentario de Luisa referido a la agilidad en las cuentas: a veces

debo organizar el circuito de cheques, cobranzas, pagos. Hay días que son muy cargados de necesidad de soluciones rápidas e inmediatas.

- María Julia: ¿Cuánto tiempo del día estás aquí? ¿Cómo lo maneja con su vida privada con cuatro hijos?

(Se ríe) Qué pregunta. Trabajar, primero, es salud, salud física y mental. Estoy siete horas, Antes estaba 8 horas. Y antes de tener a mis hijos, vivía acá. Empecé a tener a mis hijos y empecé a nivelar las prioridades. Cambié el horario porque el más grande de mis hijos va a 5ª Grado y cuando empezó entraba a las 7:30. Hablé con el doctor Bulacio para poder retirarme antes para ir a retirar a mis hijos de la escuela porque no los veía en todo el día. Por esto hago hasta las 3pm. A veces cuando tienen actos escolares, nos rotamos con mi marido, porque uno querría ir todos los actos, pero no puede. Depende del nivel de ansiedad de cada hijo, vemos quién va. Esta es la realidad que nos toca hoy en día a los padres. Uno tiene su responsabilidad. Ante la pregunta de sus edades: Tienen 11, 7, 5 y 3.

- Angie: El Dr. Bulacio habla de las cuatro patas de sostén de Villa Juncal: ¿por qué te parece que este sector es una de ellas? ¿Cómo se siente tener esa responsabilidad?

Y, bueno, por algo los 22 años ininterrumpidos en una institución. No es común hoy en día: dicen yo trabajé acá, allá. Yo no puedo decir eso. Yo trabajé en Villa Juncal. Y por algo será. Mi sacrificio con gusto. Me gusta trabajar acá. Más allá de mi función laboral, me gusta el contacto con todos, con ustedes. – Carlos acota sonriente: cuando empezaste a trabajar acá, tenías 15 años. No, tenía 18.

- Luisa: ¿Qué capacitación tecnológica, de computación u otros aparatos exige este trabajo? ¿Cuáles otros son indispensables?

¡LA COMPUTADORA! Hoy en día TODO pasa por la computadora. El banco, la AFIP, las facturas. Nos relacionamos mucho con familiares suyos que viven en el exterior. Intercambiamos mails. Me escriben con preguntas o necesidades que uno les puede responder a distancia. O sea que la computadora hoy en día es el brazo derecho e izquierdo de todos.

- Angie agrega: Comentamos que antes era parte de la formación básica para lo laboral la mecanografía, dactilografía, caligrafía. ¿Qué no puede desconocer hoy alguien que quiere trabajar en una oficina?

La computadora.

Inés pregunta acerca de los tipos de programas más útiles o necesarios para esta tarea. Cinthia explica a los residentes el sistema WORD, el EXCEL para uso de planillas de cálculos. Para hacer la caja o la facturación, usamos el EXCEL. Hay paquetes de sistemas para oficinas. Hemos tenido y no han dado resultado porque esto no es una mega empresa ni nada por el estilo. Es más una PYME chica. Cuando entré era el DOS. Y antes aún, yo usaba el Libro. Como todos ustedes que han trabajado con Libro y hojas numeradas. Ahora es la computadora. Te archiva todo. Centraliza la AFIP.  Cada vez menos papeles.

- Marta dispara la siguiente pregunta: ¿Cómo es la relación con Recursos Humanos? ¿Un sector está comprendido dentro del otro? - Hay una persona nueva, ¿cuál es su interrelación laboral o intercambio?

Por un lado hay una interrelación, pero también tiene su parte egoísta este trabajo. Uno que trabaja en una empresa tiene acceso a cosas que otro no las ve o que no conoce, por ejemplo, hay impuestos, pautas, papeles, que me atañen a mí sola. Lo monetario, los pagos de toda índole, me compete a mí. Con Recursos Humanos a veces nos cruzamos; depende, por ejemplo, de si hay premiaciones.

- Inés le pide que aclare en qué consiste Recursos Humanos: Mariana, otra Mariana más en la Institución, trabaja con el personal: su capacitación, por ejemplo.

- María Julia: ¿Con quiénes tenés contacto, con qué sectores?

Con todos. Principalmente, con todos sus familiares. Lamentablemente, estoy en un lugar desde el cual tengo que disponer de todo lo que ingresa de sus pagos. Me relaciono con el personal para abonarles. Con los profesionales, con los proveedores que nos dan de comer. Te vas relacionando con todos los sectores.

- Comentamos que, si bien no la ven, los conoce a todos y a sus familias: ¿Por qué y cómo lo logra?

Claro. Cuando se efectúa el ingreso de ustedes a la institución, me tienen que venir a ver a mí. para firmar un contrato de alojamiento. Así, entablamos un vínculo personal, que después, el que vive afuera será por mail. O, por vía telefónica. Así que los conozco a TODOS, ¡¡¡pórtense bien!!! Martita responde inmediatamente: Prometemos. A lo que Cynthia agrega: me parece muy bien.

- Carlos: ¿Existe una supervisión externa?

Por supuesto. Hay un estudio contable que viene asiduamente, los jueves, que si quieren bajar a conocer. El contador que viene del estudio es el Dr. Ferreira y él hace todo el control de caja y de impuestos. Se lleva toda la información que yo proceso. Durante una o dos semanas. Ya en el estudio, hay un chico que hace IVA, otro empleado supervisa impuestos, y así con toda la información.

Con el hijo del doctor Bulacio, Marcos, intercambiamos información, porque lo más importante de toda institución es trabajar en equipo.

- Angie: ¿Cómo es la sensación de manejar dinero de otro?

Es una carga y a su vez es un alivio. Cuando entra un dinero, uno piensa: uy, puedo pagar esto. Son cosas internas de uno, porque cobro algo y pago algo. A veces las chicas me dicen, parecés una loca, porque voy cantando, bailando, porque pude pagar los sueldos, por ejemplo. Yo me festejo cada cosa que puedo hacer. Nadie me las festeja. Me gusta ir cumpliendo metas. Cuando pago las cargas sociales, por ejemplo, que son impuestos de mucha plata, entonces es lindo cuando lo podés hacer. Yo valoro mucho esas cosas. Por eso, me gusta que me paguen y me gusta poder pagar.

- Inés agrega: con respecto a la responsabilidad y el equivocarse en las cuentas: todos nos equivocamos. Pero los familiares tienen mucha contemplación. Hoy en día son muchos residentes. Cambió el sistema de facturación. Y, bueno, el que hace se equivoca y el que no hace no se equivoca. No son errores catastróficos, son banales. Lo conversamos y hasta ahora no he tenido problemas.

- Alcira: ¿Cómo es trabajar en un lugar cerrado, desde el cual no ves el cielo? ¿La concentración en el trabajo ayuda?

La verdad, no es muy lindo. Sería mucho mejor trabajar con la vista del sol. Eso debe ser ideal. Me encantaría. Pero mi trabajo es ahí, entonces, es como que uno ya se acostumbró. Es importante la concentración. Como entro a las 8 de la mañana, hasta las 10 es un trabajo muy puntual: hacer planillas. Un trabajo en el que tengo que hacer el análisis de cómo voy a organizar las cuentas ese día. Después de las 10, empieza a llegar la gente, llamados y demás, porque cuando está ocupada la Recepción, entra el llamado a mi teléfono. Entonces, es importante también la persona que llama o viene a verme. No es que me distraigo, sino que tengo otra cosa que hacer. Pero, lo importante diariamente es lo que hago temprano, cuando estoy sola, el cerebro bien limpio y no suena el teléfono.

- Roberto: ¿Cuáles son los planteos a futuro, desde lo utilitario, lo instrumental del trabajo?

A futuro, son cambios de reglamentaciones obligadas. Todo el mundo tiene que entrar en el régimen de la AFIP. El tope es en febrero en el que toda la gente tiene que facturar en este sistema. Nosotros veníamos facturando cómodamente con papel, pero hay que ir cumpliendo todos los requerimientos que el Gobierno está imponiendo. Es otro tipo de control.  La AFIP es lo que regula toda la administración pública.

Aquí Cynthia explica a pedido de los residentes cómo ingresar a la página y subir la información a las planillas de la institución, de cómo cada persona tiene cargado en el sistema sus datos en el sistema, y de qué manera se lleva el control individual de las facturaciones.

Los primeros meses tuve unos nervios terribles. Antes, lo que era manual, me lo llevaba a casa para escribir tranquila.  Los sábados y domingos me ocupaba de hacer las facturas y me liberaba de trabajo aquí.  Ahora, al ser mecanizado, debo hacerlo en la institución.

- Clara: ¿Qué cosas se siguen haciendo a mano y no se usa la computadora? ¿Se hace doble registro: manual y en máquina?

Sí, hay muchas cosas. Hay gente que, lamentablemente, no tiene computadora o no puede, entonces hay que hacerlo a mano. Pero tratamos de que sea lo menos posible.

- Alcira comenta que cree que es trilliza: pedimos que cuentes cómo es esta experiencia de vida. ¿Cómo fue para tus padres tener trillizos? ¿Hay más hermanos?

AHHH, esta es la pregunta más importante. Somos tres gemelas, que es más difícil de encontrar. Es muy lindo, es muy diferente, es raro, y, como tengo más hermanos, el vínculo es diferente. Dos hermano mayores y una hermana más chica. Es una experiencia linda porque no necesitás palabras, porque la relación es diferente porque es cuestión de piel, es diferente, es muy lindo.  Compartíamos, menos novio, todo.

Me emocionó.

- Luisa: ¿cómo está constituida tu familia directa?

Mi marido que me aguanta, y no saben cómo. Pero yo también lo aguanto porque él es árbitro de futbol y hoy, por ejemplo, se va a Córdoba a dirigir. Y yo me quedo con mis retoñitos en casa. Pero, ¿mientras  es trabajo? Pan y ajo.

Así me captó él. Somos los dos del mismo pueblo, pero no nos conocíamos de 25 de Mayo, sino por ir los dos por distintos lados al mismo punto: yo, a ver a mi amiga y él, a su amigo Y nos encontramos ahí. En el interior éramos más campechanos, de juntarnos para una cerveza y jugar a las cartas, nada de tecnología. Yo tenía toda la suerte del mundo y se me acercó y me dijo: ¿me puedo sentar al lado tuyo porque tenés mucha suerte? Y yo le contesté: ¿Sentáte? (con tono displicente).  Y mis amigos me decían, dale, Cynthia, y yo les decía: no quiero saber nada con nadie. Me llama un amigo de él, hermano de mi amiga y me dice: Cynthia, te quiere hacer unas preguntas, nada más. Está estudiando para árbitro, se está por recibir, y quiere hacerte unas preguntas para una revista. Era sobre julio Grondona. (y sigue el relato). Con el tiempo me enteré de que no necesitaba esas preguntas, me quiso engañar y me agarró (…).

Bueno, somos mi marido, yo y los cuatro chicos.

- María Julia: Creo que sos de 25 de Mayo, de la Provincia de Buenos Aires: ¿Cuándo y cómo fue el traslado a la gran ciudad? ¿En qué momento de tu vida llegás?

En el interior, cuando terminás el Secundario, te vas a estudiar. Así que vine para acá. Mi papá nos enseñó que para crecer en la vida hay que trabajar, ganarse el peso con sacrificio, sin sacrificio no hay nada. Él dijo: les pago dos meses de aluiler y vean después ustedes cómo tienen que manejarse. Si le facilitás las cosas a los chicos, es un desastre. En ese momento me costó, pero después de unos años dije: qué aprendizaje, porque sin eso hubiese sido un desastre.

Bueno, yo empecé a estudiar en la UBA Ciencias de la Comunicación, y se me complicaba con el trabajo y dejé. Una de la gemelas vino también a estudiar, y como se le dificultaba también, yo la ayudé a terminar y ella después a mí, y con el tiempo, las dos pudimos terminar, ella con Publicidad y yo con Periodismo Deportivo, que era lo que quería. Ante la pregunta de Inés acerca de si fantasea algún día hacer el switch laboral, Cynthia reflexiona: es difícil con la familia cambiar en la marcha y dedicarte a otra cosa. me encantó estudiarlo, lo estudié como hobby, pero hoy en día sigo todo lo que hace mi marido, me gusta; miramos mucho deporte con mis chicos que les encanta. Quieren que se estrena ya la película de Boca. Tengo ventajas ya que mi marido es árbitro y tiene amigos en Primera, y mis chicos pueden ir a la cancha. Vivo desde otras cuestiones lo deportivo. Tengo, también, amigos en los principales medios, que hacen periodismo deportivo.

Pero no conté lo más importante: cuando vine a Buenos Aires, hice televisión. Estuvimos las tres gemelas. A ver si alguien se acuerda, Antonio Gasalla, en el Canal 7, la Hermana MalaBuena. Gasalla hacía de bueno y de malo. Y, nosotras tres éramos las disputas de los personajes. Fue e el año 93. Trabajamos un año.

Por unanimidad, entusiasmadísimos y ansiosos, la intimamos a pasar la grabación. Al final, una hermana tiró para el marido y no pudimos si no éramos las tres.

Es algo que no lo cuento. Se los cuento a ustedes porque estoy en una linda reunión, todo divertido, así que les cuento.

Inés recalca: es que ésta es la idea. Sentar a las personas que están trabajando todo el día, con quien nos cruzamos, y verlas como completamente personas desde todos los ángulos de sus vidas. Y Cynthia aquí afirma contundentemente:

Hay otra vida detrás del trabajo.

- María Julia: ¿Cómo ha sido tu relación con las personas mayores en tu vida infancia?

Tuve una sola abuela. Viuda, se casó nuevamente con quien fue mi abuelo, pero ambos fallecieron al tiempo. No hay gente longeva en mi familia. Los más grandes son mis tíos.

Aquí empecé a trabajar los sábados y domingos durante seis meses y después estuve dos años de lunes a lunes. Mi papá me metió tanta responsabilidad en la vida, que una tiene que ser así y así. Y bueno, trabajaba, trabajaba. Estuve dos años sin ir a mi pueblo, por trabajo, y después, quedé de lunes a viernes. Acá hace veintidós años que estoy y con mi marido hace quince.

- Roberto: ¿Elaboran el presupuesto del año siguiente? ¿Presenta cada sector sus necesidades y es tratado y evaluado? ¿A veces se hace la reubicación, redistribución presupuestaria, cómo se utilizó el fondo parcial? ¿Cómo es la previsión?

Roberto tuvo una empresa. Todas esas preguntas están más relacionadas a una empresa que no trata con personas. Acá, podés ver algunas cuestiones. Acá es más el día a día. Es a más corto plazo. Como somos personas y hoy estamos y mañana no estamos, se hace más dificultoso proyectar anualmente. Con los temas del gobierno, la inflación y demás, tenés que ir en el día a día. A corto plazo tenés más problemas. No es como antes que uno decía en el 2004 gastamos un millón de pesos en tal cosa. Ahora, capaz que decís gasto un millón en este año, y a los tres meses ya te quedaste sin plata. Entonces, no podés proyectar. Podés decir, por ejemplo: quiero que todas las lámparas de la institución sean nuevas y planificás el año para comprarlas. Bueno, lo vas manejando. Pero, después, decir:: tengo tal fondo para hacer, no, no se puede hoy.

Mi trabajo es más contable del día a día. Quizás, el doctor Bulacio se reúne con el estudio contable y estipulan las posibilidades a mediano y largo plazo. Así como decís, Roberto, no. Acá es una PYME y me manejo más en lo diario. A corto plazo.

- Dorita y Luisa: ¿Cómo es tu vivencia, te gusta? Alcira dice que sos muy estructurada en tu trabajo, muy organizada, ¿cómo te ves vos?

Uno tiene que ser organizada, tener una agenda. Teniendo los medios, la agenda, la computadora, todas las herramientas, uno puede ser estructurado. Pero esto no quiere decir que no puedo abrirme. A veces, frente a una persona que me visita, dejo ahí mi trabajo y me avoco a la persona que viene.

Tengo lineamientos semanalmente, que debo cumplir.  Por ejemplo: si en una empresa no pagás los impuestos, te cierran el boliche. Hay muchos requerimientos edilicios, también, que uno tiene que pagar. Por ejemplo: una reja tiene que estar, entonces vemos de qué manera cumplir. Vemos las urgencias y lo vamos manejando.

- Alcira nos cuenta que empezaste con la misma historia de la institución. Martita, entonces, pregunta: ¿Cómo fue el comienzo de la administración? Contános la historia de Villa Juncal desde tu área.

En mi comienzo, había cinco residentes, éramos poquitos. Con el tiempo, de cajita más chiquita fue a cajita más grande; de bibliorato chiquito a más grande. Nos fuimos corriendo. Al principio, no estaba el 4º piso., que ahora está en refacciones. Se fue adecuando la institución.

Empezamos muy pocos y ahora somos bastante muchos.

- Martita: ¿Se fueron cumpliendo los proyectos de esa época?

(Con absoluta convicción) Y sí, el doctor puso mucho énfasis en esta institución, puso su vida. Tenía la camiseta que iba creciendo con la institución.

- Luisa: comenta que fuiste formando tu familia, teniendo tus hijos al mismo tiempo que trabajaste continuamente ¿Cómo hiciste al tener cada hijo?

Siempre trabajé hasta ultimísimo momento. Me han visto hasta el punto de explotar la panza. Si tenía salud para seguir trabajando hasta el último momento. Me tomaba después los tres meses. Con el único que me tomé más de lo que me correspondía por ley, fue con el primero. Porque con el primero son todas experiencias nuevas, yo no tengo padres, entonces, necesitaba de mi tiempo porque no tenía alguien inmediato de mi familia que me ayudara. (Cuenta detalladamente las distintas secuencias de los nacimientos y los cuidados de cada hijo hasta su escolaridad).

Los que tienen hijos saben lo sacrificado que son los primeros años pero cuando entran en la escolaridad estás más tranquila. Tengo la suerte de que la profesión de mi marido le permite acompañarme y ayudarme.

- ¿Vivís cerca? ¿Cómo viajás, en qué transporte?

Vivo por la zona de Congreso. Y como uno tiene una cierta carga de stress en el día, intento llegar caminando e irme caminando. Me lleva un poquito de tiempo pero bueno. Por eso, el que me ve temprano, me ve en zapatillas, y antes de irme, trato de ponerme zapatillas otra vez. Trato de relajarme en el trayecto. A veces, salgo con poco tiempo, entonces tomo el colectivo o taxi. Pero, como es una zona muy concentrada en transporte, tardás más en colectivo o taxi que caminando.

 - María Julia: ¿por qué sos tan alegre? Siempre estás con un temperamento parejo.

Creo que porque si uno está bien y contento, podés trabajar mejor. Y si das alegría y demás, vas a recibir también alegría. (Todos concuerdan al unísono). Es indispensable trabajar en un clima ameno, amable.

 - Carlos: señala las conversaciones divertidas que sostienen en sus cruces al paso, que se dan un beso y abrazo cuando se encuentran. María Julia reafirma: Sos muy divertida. También lo resalta Luisa. ¿Esto es habitual en vos? ¿En tu vida, en general, tenés este humor siempre?

A veces uno no tiene todo el tiempo disponible. O el stress, o lo cotidiano no lo permite como uno querría, pero esto trato de hacerlo por mis hijos. A veces, cuando los voy a buscar, y entro al colegio haciendo de perro. (Carcajada total y sobresale la de Carlos) Gateando, les golpeo la puerta, porque sé que están del otro lado formando fila. El día que me digan: che, no lo hagas más porque no queda bien, bueno, ahí me concentraré en no ser tan histriónica. Bueno, ellos se divierten. A veces me dicen: mamá, no lo hagas más porque me da vergüenza. Otras veces, se ríen. El año pasado tenían que ir disfrazados por no sé qué fiesta del colegio, y no se dieron cuenta, y me puse la peluca del personaje de Valientes, la pelirroja. Hicimos mucho teatro en mi pueblo, con mis hermanas, pero no podíamos hacer una obra, porque como éramos tan iguales, hacíamos tres personajes diferentes y decían: ¡ay!, ahí salió, allá salió de nuevo. Y éramos distintas, no las mismas, entonces resultaba complicado.

- Alcira le pregunta a quién podríamos entrevistar la próxima vez Cynthia propone a Mariángeles, de Recepción. La sugerencia es tomada por el grupo y queda pendiente para el mes entrante. Y termina la entrevista con aplausos y risas. 

Inés concluye: ésta es Cynthia: un personaje. Tuvimos contacto directo con su personalidad multifacética, como miembro incondicional de la empresa, reportera deportiva, madre y actriz; admiramos  su laboriosidad sin fin, su compromiso responsable hasta el extremo, Nos brindó sus prácticos aportes desde lo tecnológico instrumental por medio de clarísimas y eficaces explicaciones de los avances tecnológicos que facilitan y organizan el trabajo administrativo hoy día.

Gozamos de su calidad y calidez humana .y le agradecemos su generoso tiempo, su apertura personal y su extraordinario sentido del humor. 

VIDEO INSTITUCIONAL - Año 2003

video23

CONTACTENOS

  • Visitenos:
    Juncal 857, CABA
    • Llamenos:
      (+54) 11 4393-7732
      • Escribanos:
        Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.